Medicina Cuantica

Difícil pero no Imposible- Dejar de Fumar

by on feb.25, 2010, under Artículos de Ciencias, Kultura, La Conciencia, Medicina Natural, Psicología, Quantum, Toxicidad

Ser mujer y fumadora implica tener el doble de posibilidades de desarrollar un cáncer de pulmón. ¿No es una buena razón para dejar de fumar?

No se sabe realmente el motivo, pero las mujeres fumadoras tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que los hombres. Así lo indica un nuevo estudio presentado ante la 89 Asamblea Científica y Reunión Anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica, y que se ha desarrollado durante 10 años por investigadores del New York Hospital y de Cornell Medical Center.

Pero si los datos no dejan de ser algo abstracto o lejano, te diremos que además, dejar de fumar te ayudará a tener menos resfriados, a mejorar tu apariencia física, a tener siempre buen sabor de boca, a eliminar las manchas amarillas en dientes y dedos, o incluso a mejorar la salud de tus hijos evitándoles enfermedades como bronquitis o asma.

¿Quieres más motivos?

Cianuro para tu salud

No exageramos si decimos que el tabaco es cianuro para tus pulmones. Y es que en realidad contiene esta sustancia química, entre otras 4.000 dañinas para el organismo, tales como el monóxido de carbono, el formol, el plomo y la nicotina. Éstas, con el tiempo, van minando nuestra salud dando lugar a enfermedades muy graves. ¿Quieres algún ejemplo?  SUGIERO IMPRIMIR Y PLASTIFICAR LAS CINCO PRIMERAS RAZONES DE LA LISTA A CONTINUACIÓN.  LLEVARLAS PERMANENTEMENTE CONTIGO; EN EL BOLSO; EN LA CASA; CUANDO SALGAS CON AMIGAS.  En lugar del paquete de tabaco, coge el hábito de llevar la cartulina contigo, a cualquier sitio que vayas.

Cáncer. Pero no sólo de pulmón, también de laringe, en la cavidad oral, de faringe y de esófago, además de contribuir al cáncer de vejiga, páncreas, cuello uterino, riñón, estómago y algunos tipos de leucemia. Y es que se han descubierto 43 compuestos individuales en el tabaco de tipo carcinógeno.

Ataques cardiacos y derrame cerebral. La nicotina hace que el corazón trabaje más rápido, además de causar el bloqueo de las arterias del corazón, lo que da lugar a los infartos y derrames.

Enfermedades pulmonares. Los pulmones son los órganos que más sufren con el tabaco. La bronquitis crónica y el enfisema es algo ya habitual entre los fumadores.

Úlceras estomacales. La nicotina dificulta las digestiones lo cual causa mucha acidez después de las comidas. ¿Resultado? Úlceras en el estómago.

Osteoporosis. Los cigarrillos incluso provocan que el cuerpo no asimile bien el calcio, lo que aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, patología ya de por sí habitual entre las mujeres.

Problemas durante el embarazo. Los riesgos del tabaco durante la gestación son muy altos tanto para la madre como para el feto. El cigarrillo puede causar abortos espontáneos, también aumenta las posibilidades de tener niños con bajo peso, con problemas de salud, o incluso puede afectar a largo plazo el crecimiento y el desarrollo intelectual de los niños.

Manchas en los dientes. Desde un punto de vista estético, el alquitrán del cigarrillo produce manchas y caries en los dientes y problemas en las encías.

¿Y qué es lo que nos hace llegar a estas situaciones límites?

El poder de adicción de un solo cigarrillo.

La nicotina puede generar una dependencia tan fuerte como la cocaína o la heroína. Dejarlo puede resultar un infierno, pero los resultados merecen la pena.

Te proponemos varios métodos para desengancharte de una vez por todas.

Métodos para dejar de fumar

Existen numerosos tratamientos para dejar de fumar. Desde aquellos basados en el reemplazo de la nicotina, hasta terapias alternativas tipo hipnosis, o tratamientos farmacológicos para adicciones severas. La eficacia de uno u otro dependerá de la predisposición que tengas a dejar de fumar.

Terapias de reemplazo de la nicotina

Este método trata de desacostumbrar poco a poco al paciente a la nicotina mitigando también los síntomas de abstinencia. Parches y chicles son los más conocidos, pero también están los aerosoles o inhaladores de nicotina.

El inhalador eleva la concentración de nicotina en la sangre más rápidamente que el parche o el chicle, por lo que será más efectivo para los fumadores extremadamente adictos. Pero no es recomendable si padeces asma, rinitis alérgica, sinusitis, pólipos nasales o hemorragias nasales frecuentes.

En general, si está embarazada o tienes problemas cardíacos o circulatorios, pide consejo a tu médico.
¿Cuánto? Parches 36 € caja; chicles 3 € caja.

Tratamiento farmacológico

El único medicamento que se ha demostrado científicamente útil para dejar de fumar es el Bupropión, comercializado bajo el nombre de Zyntabac o el genérico Quomen. Este fármaco, que no contiene nicotina, es un inhibidor selectivo de la reabsorción neuronal de la dopamina, lo que reduce el deseo incontrolado de fumar, y de la noradrenalina, lo que disminuye los síntomas de abstinencia.

También se ha comprobado que el bupropión minimiza la ganancia de peso durante el periodo de tratamiento. Pero, como todo medicamento, tiene efectos secundarios; los más habituales: insomnio, sequedad de boca y cefalea.

¿Cuánto? 77 € cada caja.

Métodos alternativos: hipnosis, acupuntura y quantum

Aunque su eficacia no está científicamente demostrada, muchas personas que los han probado afirman que les han dado buenos resultados. Estamos hablando de la hipnosis y de la acupuntura.

A través de la hipnosis se estimula el inconsciente para evitar fumar, relacionando en ocasiones este acto con una sensación desagradable.
¿Cuánto? Unos 37 € por sesión.

Las técnicas en las que se emplea la acupuntura ven el cigarrillo como un problema de obstrucción de energía. Las agujas sirven para desbloquear estas corrientes, las cuales suelen ser colocadas en las orejas. ¿Resultado? El fumador siente indiferencia hacia el tabaco, ya que se elimina la necesidad de fumar y la dependencia a la nicotina.
¿Cuánto? 30 minutos, 34 €; 60 minutos, 55 €.
cenicero

Medicina Cuántica. Se tratan las frecuencias de la adicción y se intentan romper las cadenas emocionales y mentales del fumador. Se liberan los bloqueos y la ansiedad que provoca la deshabituación al cigarrillo. Para ser efectivo, hay que tener un firme deseo para dejar de fumar y realizar por lo menos una sesión por semana. ¿Cuánto? Unos 40€ por sesión; Unos 120€ al mes, cada semana.

Los más naturales

Cigarrillos de hierbas. Para los que su enganche es meramente psicológico, no físico, y relacionan el fumar con sostener un pitillo entre los dedos, existen unos cigarrillos fabricados a base de hojas de malvavisco, rosa, trébol, ginseng y manzana, entre otros compuestos. Están exentos de nicotina por lo que no resultan tan perjudiciales para la salud.

¿Cuánto? 2,37 € por paquete (de venta en herbolarios).

Homeopatía. Existe un preparado homeopático desarrollado a partir del tabaco y otros compuestos, que puede ayudar a la población fumadora a abandonar el hábito. Proporciona al organismo las cantidades mínimas de nicotina y alquitrán para suprimir el síndrome de abstinencia, pero sin efectos secundarios ni contraindicaciones. Además hace que el organismo libere toxinas mientras realiza un drenaje completo. También combate la dependencia psicológica. Habitualmente se presenta en forma de comprimidos o gotas.

¿Cuánto? Terapia durante dos semanas, aproximadamente 95 €.

Naturopatía. Similar a la homeopatía, se emplean productos que contienen sustancias preparadas a base de plantas. Ayudan al drenaje del pulmón y a la limpieza del organismo en general. Este sistema deberá ir acompañado de una dieta para que el cuerpo no produzca sustancias tóxicas, basada en la fruta, verdura, legumbres, cereales integrales y algas.

¿Cuánto? El tratamiento suele salir por unos 100 €.

Terapias psicológicas

En muchas ocasiones la dependencia es tan grande que se necesita de ayuda psicológica para superar esta adicción. El experto irá rompiendo poco a poco los hábitos de conducta del fumador. Durante la primera fase se marcan unos objetivos a cumplir; en una segunda fase se enseñan técnicas de autocontrol para ir dejando de fumar paulatinamente; en la última fase se deja de fumar completamente y se aprende a afrontar el síndrome de abstinencia y posibles recaídas.

¿Cuánto? En la Asociación Española Contra el Cáncer las sesiones son gratuitas; pero, por ejemplo, Sintabaco propone un plan on-line que cuesta unos 250 € (http://www.sintabaco.info).

Ningún remedio es infalible, pero está demostrado que estas terapias son efectivas si se combinan algunas de ellas. Los médicos aconsejan el empleo de fármacos o elementos sustitutivos de la nicotina, con la terapia psicológica. Suele ser lo más eficaz.

Subvenciones si realmente estás decidido

En un país donde se comienza a fumar a los 13, el tabaquismo no puede pasar desapercibido. Por este motivo el Ministerio de Sanidad ha iniciado una serie de campañas para concienciar a la gente de las graves consecuencias del tabaco y ayudar a aquellas personas que lo deseen a cortar por lo sano con esta dependencia.

Así, ha propuesto a las Comunidades Autónomas la subvención de fármacos que hasta ahora se han mostrado eficaces contra la lucha del tabaquismo: bupropión y la terapia sustitutiva de la nicotina, es decir, parches, chicles o comprimidos. La Sanidad pública deberá hacerse cargo del 60% del precio total de estos productos y del 100% en el caso de los jubilados. Pero no de forma indiscriminada. Se utilizarán los servicios de Atención Primaria para filtrar los casos que realmente necesiten tratamiento y ayuda más especializada para dejar de fumar.

Navarra ha sido la primera comunidad en suscribir esta iniciativa y muchas otras, como Cataluña y Madrid, le han seguido. Además, se espera que a principios del año que viene la totalidad de las ciudades se unan a esta propuesta.

Trucos para romper con el cigarillo

Fija una fecha para dejar el tabaco por completo.
Cuando sientas deseos de fumar ponte algo saludable en la boca, tipo zanahoria, apio o una ramita de menta.
Mantente activa. Pasea, escucha música, lee revistas o libros, llama a los amigos…
Hasta que no estés preparada, no vayas a sitios donde haya muchos fumadores, tales como bares o discotecas.
Si va a cenar a un restaurante, pide mesa en la zona de no fumadores.
Toma mucha agua, zumos naturales, frutas y verduras para depurar tu organismo.
Descansa al menos ocho horas al día.
Pide ayuda a los que te rodean. Que no te ofrezcan cigarrillos y eviten fumar en tu presencia.
Si la dependencia es muy grande, consulta con tu médico. Él te indicará el mejor tratamiento para combatir esta adicción.

Si dejas de fumar…

A los 20 minutos: baja la presión arterial y el ritmo cardíaco desciende.

24 horas: disminuye el riesgo de sufrir un infarto.

48 horas: aumenta la agudeza del olfato y el gusto.

De dos a tres semanas: mejora la circulación. La función pulmonar aumenta hasta en un 30%.

Un mes: disminuye la tos, la congestión nasal y la fatiga. Aumenta la capacidad para resistir las infecciones.

Un año: el riesgo de padecer insuficiencia coronaria es un 50% menor que en un fumador.

Tres años: el peligro de sufrir un infarto es el mismo que el de una persona que no ha probado el tabaco.

Quince años: las posibilidades de tener cáncer prácticamente se igualan a las de un no consumidor.

El primer paso necesario para dejar de fumar:

Tomar conciencia activa y responsable, un papel público que ayude a dejarlo eficazmente.

Explica a todos tus familiares y amigos que dejarás de fumar en breve, exponles tus razones y crea un compromiso contigo mismo y de cara a los demás, de tal manera que te resulte más embarazoso si decides echarte atrás.

Analiza la situación en la que te encuentras

En los primeros días será útil que realices un registro de los cigarrillos que consumes al día para poder valorar de manera eficaz la bajada de las cantidades. Si no lo haces lo evaluarás a ojo y no sabrás los resultados reales. Ten en cuenta que a lo largo del día ofreces cigarros a otras personas y ellos a ti, con lo que puedes olvidarte y los que te quedan en la cajetilla no son el consumo real.

Por otro lado, haz un análisis de tu situación y registra en un listado los motivos por los que dejas de fumar. Puedes poner los pros y los contras de tu decisión y tenerlos claros desde el principio, sino pueden surgir problemas inesperados a lo largo del abandono que te hagan volver a consumir, sólo porque no lo analizaste y no estabas preparado.

Normas básicas
A partir de ahora es importante que pongas en práctica una serie de normas básicas para comenzar con el abandono que se volverán más rígidas a medida que avances:
1.- Si ahora fumas el cigarrillo hasta el final, debes dejarlo a un tercio y no consumir nada más.
2.- Si ahora dejas un tercio sin fumar, a partir de este momento debes dejar la mitad.
3.- Está prohibido aceptar el ofrecimiento de otras personas. Tú eres el encargado de decir no.
4.- Reduce la profundidad de la inhalación.
5.- Lleva el cigarrillo la boca sólo para fumarlo, no utilices la boca como forma de sujetarlo, ayuda a que fumes más e inhales más humo.

Diferentes dependencias
Debes tener en cuenta que el consumo del tabaco tiene varios componentes. Existe una dependencia física a nivel de nicotina y alquitrán en el organismo al cuál estás habituado y necesitaras en los primeros momentos.

Por otro lado, existe la dependencia psicólogica, creencias irracionales que te hacen creer que no podrás estar sin fumar en determinadas situaciones. Y, en tercer, lugar la dependencia social que es la que te hace consumir solo los fines de semana o en eventos sociales.

Dependencia física
Para la reducción de la dependencia física deberás reducir el consumo de cigarrillos. Para que te resulte más fácil, comienza por cambiar de marca de tabaco a una de menos contenidos insanos, utiliza light y una vez que te habitúes, comienza a descender en el numero de cigarrillos que fumas cada día, de tal manera que llegues en las primeras semanas a consumir la mitad. Puedes ayudarte con los registros que estas haciendo sobre el consumo diario e ir comparándolos semana a semana.

Si fumas antes de desayunar o nada más levantarte, comienza a retrasar este cigarrillo todo el tiempo que puedas, tu cuerpo está acostumbrado a estos cigarrillos, tienes que reaprender y demorar estos hábitos tan poco saludables.

También puedes proponerte metas cortas para realizar día a día. Por ejemplo: si sabes que fumas siempre que estás viendo televisión, proponte como reto no volver a hacerlo en esa situación concreta.
Cuando lo consigas busca otra y así, poco a poco, reducirás el consumo diario en un porcentaje considerable.

Dependencia psicológica y falsos mitos
Para la dependencia psicológica tendrás que luchar contra ciertas ideas irracionales que te ayudan a perpetuar el consumo y que no son correctas.

Cada una de estas ideas se puede desmontar por sí misma y solo son excusas:

  • Al dejar de fumar empeora la salud. Es imposible que empeore tu salud si reduces el consumo de algo que sí es totalmente perjudicial, al principio te encontrarás peor debido a la dependencia pero después la mejoría será mayor.
  • Al dejar de fumar estaré más nervioso e irascible. El dejar de fumar es una situación muy estresante por lo que te recomiendo que no te embarques en ningún otro proyecto mientras que lo haces. Cualquier cambio requiere pasar por una etapa de estrés. Si las acumulas no podrás superarlo. Empieza por dejar de fumar y cuando lo superes cambia de trabajo, de domicilio, etc. No lo hagas todo a la vez, no podrás soportarlo y recaerás.
  • Al dejar de fumar se gana peso. Si comienzas a engordar será porque comes más debido a la ansiedad. Utiliza técnicas de relajación y canaliza tu ansiedad haciendo deporte o cualquier otra actividad.
  • Al dejar de fumar se pierde la concentración. Si pierdes la concentración será debido igualmente a la ansiedad que te produce tu dependencia, una vez superado desaparecerá, no durará eternamente.
  • Al dejar de fumar, veré perjudicada mi vida social. Por lo que respecta la dependencia social, todos sabemos que muchos fumadores son sólo sociales y que durante sus actividades diarias no consumen. Sólo en situaciones sociales se ven obligados o llevados al consumo porque lo hacen los demás o por estar a tono con el grupo. Desde luego esto depende mucho de la personalidad de cada uno. Si las personas de tu alrededor no te apoyan en tu decisión, no te queda más remedio que luchar solo contra tu enemigo.
    Insiste en no aceptar los ofrecimientos, demuestra a los demás tu compromiso. Dales charlas sobre tus objetivos y sobre los beneficios de dejarlo, si te muestras dubitativo serás más influenciable, pero si estás firme te dejarán en paz y podrás seguir adelante con tus metas.

Te ayudará realizar un registro de las reacciones que han tendido los demás respecto a tu decisión, qué comportamientos consideras que pueden ayudarte y cuales no.

Por supuesto, deberás evitar los que no te ayudan y fomentar las relaciones con los que te ayudan, sobre todo en los primeros momentos de abandono del tabaco. Con este registro irás comprobando que el hecho de que los demás no te entiendan no resulta tan catastrófico y que solo te afectará si tu lo consientes, tendrás ejemplos contrarios en los que apoyarte y serás más objetivo a la hora de mantener tu decisión.

FUENTE:  http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu25499.htm

http://mujer.terra.es/muj/cuidate/tusalud/articulo/adiccion_como_tabaco_superarlo_dejarlo_9669.htm

:, , ,

Leave a Reply

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!